X
esEspañolenInglés
Menu
X

Lo que nos han sustraído

Lo que nos han sustraído

En este mes de mayo que nos jugamos el futuro de La Coruña y el que tendremos que decidir si la ciudad sale de este oscurantismo en el que lleva sumida desde 2015, parece conveniente recordar todo el daño que los sectarios de la marea han hecho al San Juan coruñés.

Ellos, en su afán excluyente y perverso, creyeron que tan solo harían daño a la Asociación de Meigas, empleándose a fondo para ello, sin embargo, el verdadero daño se lo hicieron a la noche de San Juan y a su proyección y consolidación como Fiesta de Interés Turístico Internacional que, desde que ellos están mal gobernando la ciudad, tan solo les ha importado mantener la fiesta en los arenales, prohibiendo e impidiendo todo lo demás.

Todavía recordamos aquella frase pronunciada por uno de los asesores de la concejalía de cultura cuando, en la primera reunión que mantuvieron, las directivos de la Asociación de Meigas asistentes se levantaron y abandonaron la sala tras escuchar los insultos y vejaciones dirigidas a ellas. En ese momento, el citado asesor señaló ufano “ves que no costó tanto deshacernos de ellas”.

Esa frase demuestra, claramente, que todo obedecía a un plan previsto y trazado con anterioridad dirigido a hacer desaparecer a la Asociación de Meigas del panorama festivo de la ciudad.

Desde aquel momento hasta hoy, en ese afán persecutorio dirigido a cumplir sus oscuros y mezquinos objetivos, esta mala gente nos privó de lo siguiente:

1º.- Entre los años 2016 y 2018, la Asociación de Meigas programó más de 240 actos de carácter cultural, social y popular, todos ellos de acceso gratuito, una tarjeta de presentación que muy pocas Entidades coruñesas pueden presentar; pues bien, durante estos años, EL AYUNTAMIENTO DE LA MAREA NO HA CONCEDIDO NI UN EURO DE SUBVENCION A LA ASOCIACIÓN DE MEIGAS.

2º.- Entre los años 2016 y 2019, la Asociación de Meigas ha tenido que abonar al Ayuntamiento de la marea, la nada desdeñable cantidad de 14.500 e., en concepto de alquiler del Teatro Rosalía de Castro, para la celebración de los Certámenes de Danza y de las Fiestas del Aquelarre Poético, en tanto que a otras Entidades amigas y afines se lo cede de forma gratuita.

3º.- Desde el año 2016, la Meiga Mayor no ha vuelto a ser invitada a FITUR con el fin de promocionar la fiesta de las HOGUERAS, algo que, pese a tratarse de la única Fiesta de Interés Turístico Internacional de La Coruña, tampoco han hecho ellos.

4º.- Desde 2016, el desgobierno de la marea ha prohibido que se celebre, en el Salón de Plenos del Ayuntamiento, la Ceremonia de imposición de Bandas a las Meigas como se venía haciendo con anterioridad.

5º.- Tampoco, desde 2016, las Meigas han vuelto a ser recibidas por el Alcalde como era costumbre desde 1971.

6º.- Desde 2016, la marea ha prohibido la celebración de la Cabalgata de San Juan, la noche del 23 de junio, que recorría las calles desde 1971.

7º.- También, desde 2016, han prohibido que la comitiva del Fuego de San Juan recorra el Paseo Marítimo, pese a su espectacularidad, aduciendo, igual que en el caso de la cabalgata, la celebración de otros actos que jamás tuvieron lugar.

8º.- Los años 2016 y 2018, prohibieron la celebración, en la plaza de María Pita, del acto central de homenaje a la mujer coruñesa.

9º.- Desde 2016, no han vuelto a permitir que la Procesión de San Juan cruce la plaza de María Pita, en la tarde del 24 de junio.

10º.- Tampoco, durante estos años, han permitido que la comitiva de las Meigas cruce, en la mañana del 23 de junio, la citada plaza como si fuese un espacio propiedad de esta mala gente.

11º.- Desde 2016, se ha obviado en la pobre y cutre promoción que han hecho de la fiesta de San Juan, su título de Fiesta de Interés Turístico Internacional, algo de lo que los coruñeses nos deberíamos de sentir especialmente orgullosos.

12º.- Desde 2016, no han permitido que los conciertos de Bandas y las jornadas de ballet y danza se celebren en ninguna de las plazas de la ciudad, habiendo tenido que recurrir a la Autoridad Portuaria para celebrarlos en su zona de responsabilidad.

13º.- Desde 2016 han prohibido que la Policía Local escolte la imagen de San Juan en la procesión de la tarde del 24 de junio e incluso, como el año pasado, ni tan siquiera mandaron efectivos para acompañar a las comitivas de las Meigas.

14º.- Desde 2016, han prohibido que la Banda Municipal ofrezca, dentro del programa de HOGUERAS, el tradicional concierto que venía ofreciendo desde 1970.

15º.- Desde 2016, han prohibido a la Asociación de Meigas quemar su Hoguera en la playa de Riazor, un derecho que tiene cualquier coruñés salvo las Meigas que fueron las que llevaron la Hoguera a la playa en 1992.

Una actitud de miserable y vergonzosa persecución, que deja bien a las claras quienes son estos que han conducido a la ciudad a su estado de postración y oscuridad en el que nos encontramos desde su llegada al Ayuntamiento en 2015.

Durante estos años, tan solo les ha guiado el odio, el sectarismo y el rencor lo que evidencia su maldad, además de su manifiesta incompetencia patente en la gestión realizada en este periodo, triste y penoso.

Lo que han hecho con el San Juan y con las Meigas ha sido una canallada que no tiene perdón posible.

Lo importante es que, pese a esta vil y mezquina persecución llevada a cabo a lo largo de estos casi cuatro años, las Meigas siguen ahí y ellos se irán para no volver y ellas continuarán trabajando por el San Juan coruñés.

Por eso, ahora, a falta de unos días para las elecciones, si ansiamos una ciudad abierta, cosmopolita, alegre, liberal, donde todos tengamos cabida; una ciudad en la que demos de lado a totalitarismos bolcheviques/bolivarianos pasados moda; una ciudad donde el nepotismo esté condenado; una ciudad que vuelva a ser una de las punteras de España y no de segunda división como la han convertido estos mediocres, pido a los coruñeses que no los voten y que entre todos podamos echarlos del Ayuntamiento al grito de ¡NUNCA MAIS!

Eugenio Fernández Barallobre.

Suscríbete al blog por correo electrónico

Al suscribirte aceptas nuestra política de privacidad.