X
Menu
X

Noite da Queima

El punto culminante del programa de HOGUERAS se alcanza en la jornadas del 23 y 24 de junio que constituyen los días grandes de la fiesta.

Orzán en San Juan

Desde por la mañana comienzan las actividades de las Meigas que recorren las principales calles de la ciudad, recordando a las gentes que acaba de despertar un día de fiesta y que es el momento de adquirir el tradicional ramo de hierbas de San Juan que, una vez macerado al rocío de la noche mágica por excelencia, servirá para realizar las correspondientes abluciones en la mañana del día del Santo; este ramo de hierbas aromáticas - digital o sanxoans; el fiuncho; el helecho macho; el bieiteiro; la malva; el ameneiro; la artemisa; la herba da Nosa Señora, etc. - es ofrecido por la Meiga Mayor y por la Meiga Mayor Infantil a las primeras Autoridades de la ciudad que los reciben en sus despachos oficiales. Después, todas las Meigas acuden al monumento al Rey Alfonso IX, quien en 1208 concedió a la ciudad la Carta Puebla, al pie de la milenaria Torre de Hércules - patrimonio de la Humanidad - a realizar una ofrenda.

A media mañana, se forma la comitiva encabezada por la Meiga Mayor y la Meiga Mayor Infantil. Ellas, acompañadas de sus Meigas de Honor, de corchetes, pajes, heraldos y soldados, recorrerán el centro de La Coruña para, en una comitiva colorista y llena de matices sonoros, dirigirse a la iglesia de la Orden Tercera para asistir a la bendición y encendido, a los pies de la imagen de San Juan, del fuego con el que por la noche las Meigas encenderán la gran hoguera, aprovechando también ese instante para bendecir los maderos que, venidos de todas las partes del mundo, arderán en esa especie de Hoguera Universal. La mañana concluye con la ofrenda realizada a los pies de la Virgen del Rosario, Patrona de la ciudad.

Por la tarde, la fiesta se traslada al Paseo Marítimo a su paso por la playa de Riazor; allí, bandas de música, charangas, bandas de cornetas y tambores y de gaitas, calientan el ambiente mientras, poco a poco, miles de pequeñas hogueras se van alistando en las playas de Riazor y Orzán.

Con las primeras sombras de la noche, cuando ya la suave brisa atlántica impregna la ciudad de un delicioso aroma a sardinas asadas que se van tostando en cientos de parrillas colocadas en cualquier calle o plaza, la fiesta adquiere carta de naturaleza en el incomparable marco del Paseo Marítimo, en ese arco sin igual que forma la ensenada del Orzán con las playas de Riazor, Orzán y Berberana como mágico telón de fondo.

Poco a poco, alrededor de la gran hoguera alegórica, plantada en las jornadas precedentes, se van formando cientos de pequeñas hogueras que aguardan, ansiosas, la llegada de la noche para cumplir con su rito ígneo. Con ellas, miles de personas van comenzando a abarrotar tanto las playas como el Paseo Marítimo en una noche en que la tibieza del verano ya se deja sentir, invitando a la celebración callejera de la fiesta o a recibir el tradicional baño de las nueve olas en las aguas del Atlántico. Orzán en San Juan

Al punto, comienza la Noite da Queima, primero con la Verbena de San Juan y más tarde con el discurrir de la vistosa comitiva que, escoltada por varias decenas de motocicletas, acompañan la antorcha en la que se traslada el sacralizado Fuego de San Juan; después, la Cabalgata recorre lenta y majestuosa el Paseo Marítimo, acompañando a las Meigas; los grupos y bandas participantes durante toda la jornada recorren con ella esa gran balconada que asoma la ciudad al mar al pie de la milenaria Torre de Hércules.

Suenan las doce de la noche. Ya es el día de San Juan. A Noite da Queima ha llegado a su cenit. Cientos de hogueras iluminan las playas dejando que sus llamas se reflejen en las tranquilas aguas de la ensenada, confiriéndole un aspecto mágico, casi fantasmal; El cielo coruñés se ilumina con una cascada multicolor. La Meiga Mayor y la Meiga Mayor Infantil dan cumplimiento al viejo rito, haciendo que la gran hoguera universal arda por los cuatro costados. Luego, la fiesta continúa en toda la ciudad hasta el amanecer del día más largo del año, teniendo su continuación a durante toda la jornada.

Por la tarde del día de San Juan, de nuevo se forma la comitiva multicolor que acompaña a las Meigas a realizar la anual ofrenda floral al Santo en la V.O.T. de San Francisco, en el corazón de la Ciudad Vieja, de cuya puerta también sale la vistosa procesión de San Juan que recorre las principales arterias coruñesas, poniendo fin a los días centrales del programa de HOGUERAS.